El calzado apuesta por la eliminación de desperdicios

Dentro de sus programas de calidad para aumentar la rentabilidad de las empresas.
Jornada sobre la eliminación de residuos en el calzado.
Jornada sobre la eliminación de residuos en el calzado.

Los empresarios del calzado trataron ayer los métodos para la eliminación de desperdicios dentro de sus empresas con el objetivo de aumentar la rentabilidad de las mismas. Esta jornada, organizada por la Asociación Valenciana de Empresarios del Calzado (AVECAL) y la Federación Provincial de Industriales del Calzado de Alicante (FEPICA) ha contado con el experto consultor Mariano Tarí.

La eliminación de desperdicios no sólo ofrece ventajas para el fabricante, sino también para el usuario y para el medio ambiente en general.

Esta sesión formativa es la segunda de una serie de tres que han organizado ambas entidades. La primera de ellas trató sobre conceptos clave del lean manufacturing, mientras que ésta se ha basado en el lean six sigma como metodología para la mejora continua de las empresas. El ponente ha recalcado que la rentabilidad se obtiene mediante dos vertientes: el aumento en las ventas y la eliminación de desperdicios, y es sobre este tema sobre el que ha versado su ponencia.

Mariano Tarí, ha realizado una pequeña evaluación sobre en qué grado las empresas del calzado han adoptado planes de calidad y mejora continua: “en estos momentos hay algunas empresas que son todo un referente, pero son muy pocas; por lo general, la gran parte de las empresas del calzado no son conscientes de las ventajas de aplicar estas metodologías y por ello son importantes estas jornadas” ha concluido.

Los asistentes han podido conocer los puntos fuertes de este sistema de calidad y las ventajas que ofrece su implantación en las empresas. Tal y como ha explicado Tarí hay ocho puntos clave por los que las empresas crean desperdicios: las reclamaciones y devoluciones; las esperas improductivas; desplazamientos innecesarios; retrabajos y fallos; producción diferente a la planificada; inventarios excesivos; tareas o procesos inadecuados y talento humano desaprovechado.

Una vez conocida la teoría, todos los asistentes se ha hecho una autoevaluación para conocer el estado de sus empresas y ver en qué puntos flojean más y si están siguiendo una buena estrategia tanto en eliminación de desperdicios como si siguen un enfoque de mejora continua.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *