La historia de las tiendas and&o

(editado en diciembre de 2011)

Permitidme que os cuente una pequeña historia: la historia de las zapaterías and&o, especializadas en la venta de calzado cómodo y saludable. Todo empezó en julio de 2005. Como pasa muchas veces en los negocios, fue fruto de una casualidad. Desde hacía tiempo yo venía sufriendo dolores de espalda, como consecuencia de dos protrusiones en la columna vertebral. Precisamente ese año había estado acudiendo, durante varios meses, a sesiones de rehabilitación en el ambulatorio. Pero cada mañana, al levantarme, lo hacía con dolores. También soy aficionado al monte y las bajadas se habían convertido en un verdadero suplicio para la espalda. Además, mi hijo padece escoliosis.

Así que, cuando vi en una revista («Quo») que se habían puesto a la venta unos zapatos totalmente revolucionarios (los MBT) que, entre otras interesantes propiedades, mejoraban los problemas de espalda, empecé a recopilar información a través de Internet sobre la seriedad del producto. Vi que estaban avalados por numerosos estudios médicos y científicos. A los pocos días, mi hijo y yo nos fuimos a probarlos y volvimos con un par cada uno.

El resultado fue inmejorable. Al cabo de unos días me había desaparecido el dolor de espalda de todas las mañanas. Así que me puse en contacto con el importador y solicité venderlos. La cosa fue rápida y a finales de agosto ya estaba la tienda funcionando, con el nombre de CalzaSano. Hay que decir que esa primera tienda no era un comercio convencional, por varios motivos: primero, porque estaba en una zona no comercial (de hecho éramos la única tienda de toda la calle); segundo, porque estaba en una calle sin nombre (es peatonal y no tiene portales, por lo que el Ayuntamiento no la ha bautizado); tercero, porque estaba en un semisótano; y cuarto, porque no tenía escaparate (aunque colocamos unas pequeñas vitrinas para exponer algún que otro modelo).

La primera tienda que tuvo and&o en Bilbao, con el nombre de CalzaSano.
La primera tienda que tuvo and&o en Bilbao, con el nombre de CalzaSano.

Por suerte, los medios de comunicación se interesaron enseguida por el producto, y la gente lo fue conociendo. A partir de ahí funcionaron las magníficas referencias de los usuarios. La mayoría de los clientes se convirtieron en auténticos entusiastas, que hablaban a sus familiares y amigos de nuestro calzado.

El caso es que yo también me he contagiado de ese entusiasmo y he procurado aprender todo lo posible acerca del calzado y la salud. Recientemente he realizado un curso de «Formación en ergonomía y salud para la venta de calzado», impartido por el prestigioso Instituto de Biomecánica de Valencia. Por otra parte, he seguido buscando y añadiendo productos a nuestro catálogo. He buscado por todo el mundo, siempre con la condición de que el producto tenga un aval científico, y he encontrado calzado con características extraordinarias en Suiza, Alemania, Dinamarca, Estados Unidos, Francia, Italia, Corea del Sur, Portugal, México y, por supuesto, España. También hemos incorporado productos para el mantenimiento del calzado y productos cosméticos para el pie.

Con la entrada de nuevos socios, la empresa fue creciendo y pasando por distintos avatares, de forma que posteriormente se abrieron tiendas CalzaSano en Madrid y Vitoria, así como la tienda online. Nos hubiera gustado crecer más para poder llegar a otras provincias, pero la crisis económica nos frenó temporalmente, aunque, por otra parte, nos ha servido para reflexionar y elaborar mejor nuestros planes de crecimiento. En la actualidad, and&o cuenta con la citada tienda online, así como su zapatería de toda la vida en Bilbao (C/ Burgos, 8, trasera, en la calle peatonal situada entre las calles Burgos y Blas de Otero, junto al metro de Deusto, salida Iruña).

Lo que más nos anima a seguir son los testimonios de nuestros clientes que, en muchos casos, son ya amigos. En ocasiones han coincidido en las tiendas clientes antiguos con nuevos y hemos llegado a pensar que los nuevos iban a creer que tenemos personas como gancho para que compren. Y es que continuamente oímos frases como «me habéis salvado la vida», «ya no puedo usar otros zapatos», «gracias a vosotros puedo andar»…

Estoy tan seguro de lo que estamos vendiendo que quiero pedir a todos los que lean estas líneas que, si pueden, pasen por nuestra zapatería y prueben el calzado que vendemos. Seguro que notarán algo diferente y placentero. No perdáis tiempo. No sigáis sufriendo un día más.

5 respuestas a «La historia de las tiendas and&o»

  1. . Compré unos MBT en Vitoria hace año y medio, y otro par para el verano. No me los he quitado ni un solo dia. Estoy contento con ellos, y lo estaría aún más, si el par que uso en los inviernos, no me rozara bajo los tobillos,produciéndome dolor y callosidades en ellos.
    .Por otro lado estoy oyendo,que la gente se está pasando del MBT al SANO.
    Vitoria junio 2010
    .

    1. Estimada maria:

      En esta revista sólo eliminamos los comentarios que pueden ser constitutivos de delito, como es el suyo. Su caso ha sido tratado por la Oficina del Consumidor y, por los datos que tenemos, tanto la venta como el producto del que usted se queja han sido totalmente correctos. En cuanto a las acusaciones que realiza a la empleada, podrían ser constitutivas de delito de injurias, por lo que la dirección de la revista ha decidido suprimir su comentario. En el caso de que usted aporte datos que corroboren sus acusaciones, no tendremos ningún problema en publicar su comentario. Imagínese que, por la misma regla de tres, una persona escribe un comentario acusándola a usted de delincuente, sin ninguna prueba. Lógicamente, no desearía que lo publicásemos.

  2. No se de que me habla. De cualquier modo pense que en este pais habia libertad de expresión.
    y lo que estoy comprobando es que seguimos censurando lo que nos resulta desagradable.
    De cualquier modo quiero dejar constancia que los zapatos que yo he comprado no los puedo usar porque me resbalan y que he perdido 200€. Espero que mi comentario sea de su agrado, si no es asi tratare de escribirlo de otra forma

    1. La libertad de expresión está recogida en la Constitución y reconoce el derecho “a comunicar o recibir libremente información veraz por cualquier medio de difusión» y establece como límites «el respeto al derecho al honor, a la intimidad y a la propia imagen». Usted puede identificarse y decir públicamente que un calzado resbala, asumiendo su responsabilidad en caso de que la afirmación sea falsa y de que la marca en cuestión pueda demostrarlo. Pero no puede acusar, como hace el comentario suprimido, a una persona de haberse quedado con su dinero y habérselo gastado, lo cual supondría una conducta punible, sin aportar ninguna prueba de lo que dice e identificándose solo con el nombre de «maria». Ahí es donde ha sobrepasado los límites de la libertad de expresión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *